Escuela elemental y superior para Aguadilla

 
La Universidad Interamericana de Puerto Rico y su Recinto de Aguadilla celebran con júbilo la inauguración de la Escuela Elemental y Superior Antolina Vélez.
 
La escuela bilingüe cuenta con unas modernas instalaciones y salones de alta tecnología para facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje a los niños y jóvenes del área oeste de Puerto Rico.  A tono con su propósito principal, la Universidad Interamericana de Puerto Rico tiene la misión de contribuir a la sociedad con la formación de ciudadanos cultos, conscientes de su obligación ética, social y cultural, comprometidos con los principios democráticos y cristianos.
 
La escuela cuenta con 18 salones de clases, equipados con asientos ergonómicos, aire acondicionado y televisores de pantalla plana.  De éstos, dos son para pre escolar y dos servirán de laboratorio (ciencias y computadoras).  Tiene su biblioteca con recursos digitales e impresos, comedor, enfermería, cancha y áreas de juego bajo techo, las oficinas administrativas, estacionamiento con capacidad para 60 autos y  cuenta con su Capilla y la Capellana.  La directora de la escuela, Lizzette Morales García, tendrá el respaldo de un bibliotecario, de un trabajador social y 18 maestros; todos laborando en conjunto con un personal capacitado en las diferentes áreas. 
 
“Reconocemos el tesón y empeño que ha tenido el doctor Ellie Agésilas, rector del Recinto de Aguadilla, para la culminación de este proyecto educativo.  Pues, cuando visitamos en septiembre del año pasado estas edificaciones de lo que fue el Colegio Presbiteriano, él nos aseguró que estaría lista para el inicio de semestre.  Cumplió su promesa”, expresó el presidente de la Inter, Manuel J. Fernós.
 
“Hay unos aspectos que quiero destacar brevemente y comenzaré por el nombre con el cual se designa la Escuela Antolina Vélez.  La trayectoria de esta extraordinaria educadora de Aguadilla, a la que nuestra Universidad le otorgó el Doctorado Honoris Causa en el 1997 y a la que también en su honor, se instituyó una Medalla para estudiantes destacados del Departamento de Educación.  Su vida se resume a mi juicio y ejemplifica el ascenso escalón por escalón, desde maestra con Diploma Normal hasta escalar la Superintendencia Auxiliar en el Departamento de Educación y llegar a enseñar en el nivel universitario y en la Academia Presbiteriana de Aguadilla.  Fueron 70 años de labor magisterial de excelencia donde se beneficiaron centenares de niños y estudiantes universitarios de esta región.  Por lo tanto, estamos más que orgullosos de que esta escuela lleve su nombre.  Doña Antolina vivió 104 años (falleció en el 2002)”, dijo Fernós.
 
La Universidad Interamericana, como parte de su compromiso y responsabilidad social con Puerto Rico, ha tomado un gran paso de ofrecer educación elemental, intermedia y superior de excelencia. Todo comenzó con dos proyectos pilotos que se han posicionado entre las mejores escuelas de Puerto Rico: Escuela Interamericana San Germán y la Escuela Laboratorio CEDIN del Recinto Metro.
 
Ya la matrícula sobrepasa los 200 estudiantes.  El costo de la remodelación fue de 962 mil dólares.  Ya esta clase que comienza, se convierte en un hito histórico no solo para la Universidad Interamericana, Recinto de Aguadilla, sino para esta región de Puerto Rico.